jueves, 18 de octubre de 2012

Hamilton puede ser clave para el título de Alonso

El asturiano tiene un plan para ganar a la contra el Mundial, forzar el fallo del alemán, que no es tan eficaz desde más atrás de la primera fila, y que McLaren vuelva a entrar en el reparto de triunfos



La sensación en el paddock de la F-1 es que la partida ha terminado. Más allá del empeño de Alonso, que ha contagiado a su ingeniero Andrea Stella y a quienes le rodean, muchos hablaban en voz baja de que el título mundial está imposible para Ferrari. Adrian Newey le ha extraído cuatro décimas por vuelta a su coche en la fase decisiva de la temporada y ninguno de sus rivales ha encontrado aún la manera de parar el golpe.
Pero el asturiano sigue creyendo. Y se agarra a que, con lo mismo que llevaron en Suzuka, la distancia no fue tan grande en carrera respecto a Vettel y Webber. Estuvo en unas dos décimas por vuelta, pero con Sebastian regulando y bajando el ritmo en el último tercio del gran premio por los cacareados y supuestos problemas de neumáticos. Al límite hablamos de tres décimas en uno de los circuitos más favorable de lo que queda de año para el F2012. Y medio segundo en los desfavorables como Suzuka. Eso en carrera, porque en calificación hay que sumarle las dos décimas de ventaja de los coches azules con el doble DRS que ellos sí tienen y Ferrari no.
El problema mayor reside en la calificación. De nada sirve el buen ritmo rojo si los monoplazas azules copan la primera fila. El domingo Alonso tuvo que contener a Raikkonen y pasar a Hamilton antes de poder atacar a Webber. El propio Domenicali reconoce que la clave es mejorar a una vuelta: “Tenemos que darle el mejor coche posible a Fernando y nuestro objetivo es sobre todo la calificación”. En el horno tienen el alerón trasero que mejora la eficacia de su DRS, y un nuevo fondo plano que da más agarre en curva Podrían estar ya para el GP de India.
Si en las pistas menos positivas para Red Bull consiguen bajar a Vettel de la primera fila entonces el germano podría fallar. A veces los nervios le pueden, como en los últimos libres de Monza (circuito donde su avión no iba) cuando abortó una vuelta y se quejó en la reunión de pilotos de que los comisarios habían sacado una bandera roja. Era en realidad de un tifosi de Ferrari y Kobayashi le dijo entre risas que tuviera cuidado el domingo con las enseñas azules de los fans de su equipo (la bandera azul obliga a ceder paso al piloto que va detrás).
Anécdotas aparte, el otro factor clave del plan de Alonso es que alguien más se mezcle en las luchas por las victorias. Que vuelva el reparto de triunfo que le encaramó al liderato. Y Hamilton puede ser decisivo. Él es el piloto más fuerte de McLaren y está del lado de Fernando: “Ya que no puedo ganar el título ahora animaré a Alonso. Para mí sigue siendo el mejor piloto, con un coche que no es tan rápido. Vettel siempre ha tenido un gran monoplaza”. Ahora sólo hace falta que a Lewis le vuelvan a dar un coche en condiciones.


Salir líder de Corea no le
dio suerte a Alonso en 2010

La suerte y las casualidades son sólo eso, pero la historia podría volver a repetirse. Alonso salió de Corea 2010 como nuevo líder del Mundial con once puntos de ventaja sobre Webber y 25 respecto a Vettel. Fue el punto de inflexión de su remontada, como ha pasado este año con Vettel, pero al final el alemán ganó el título en Abu Dabhi viniendo desde atrás. Domenicali habla de cuatro finales con el ordenador fresco: “Fernando hizo el domingo una gran carrera en unas circunstancias difíciles para él desde el punto de vista psicológico. Se jugaba mucho. Por nuestra parte, vamos a refrescar el ordenador y llegaremos con lo mejor que podamos a India”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada