jueves, 17 de noviembre de 2011

El reventón de Vettel fue provocado por el efecto de los escapes soplados

Pirelli dice que no hubo fallo estructural en el neumático y no descarta una causa externa que lo dañara. Según ha podido saber 'La Gaceta' el calor de los gases agujereó el neumático


Vettel sucumbió en Abu Dabhi precisamente por el truco que le ha hecho arrasar en 2011, sus escapes soplados. Fuentes consultadas por ‘La Gaceta’ así lo confirman, toda vez que se ha descartado la hipótesis inicial de una pieza en la pista. Seguramente por alguna alteración en las presiones o por las características del trazado, algo funcionó mal en esos primeros metros de la carrera y el gas del escape que apunta directamente al neumático agujereó la banda de rodadura del compuesto trasero derecho.
El coche del alemán, y no así el de su compañero que no tuvo ningún problema parecido, tiene un mapa motor ultraagresivo para la calificación y algunas vueltas de carrera que inyecta gasolina en los tubos de escape provocando explosiones cuando se levanta el pie del acelerador.
El efecto de este sistema genial creado por Adrian Newey es doble, por un lado mejora la carga aerodinámica del difusor y por otro incrementa exponencialmente el rendimiento de los neumáticos al ponerlos enseguida en su punto óptimo de funcionamiento. Y los demás lo han intentado copiar sin lograr igualar su eficacia.
Red Bull habla de que las causas son inexplicables. Pero desde la cámara onboard de Button se percibe humo en la rueda desde instantes antes de la salida, lo que anularía la teoría de la pieza en el ‘piano’, y el comunicado del suministrador de neumáticos invita a pensar en un fallo achacable al equipo de Vettel: Aunque no quedó mucho del neumático tras esa vuelta, tras someter los restos a análisis minuciosos, se ha descartado que la causa del mismo sea un fallo estructural del neumático o de la válvula. No se pueden excluir algunos restos en pista o circunstancias externas como las posibles causas”.  Y concluye con palabras de Paul Hembery: “No podemos descartar que algún resto localizado en la pista sea el causante del incidente, pero tras revisarla detalladamente, no hay evidencia directa de ello”.
Ahora queda por ver si esta avería le hará dar un paso atrás a la escudería en la agresividad de su mapa motor. El propio Horner reconoce que alguna pieza del chasis comenzó a “arder” antes de la salida. Y que eso explicaba la aparición de humo en la rueda trasera. En Brasil veremos si vuelven a jugársela con este truco peligroso y muy prestacional, que por suerte estará completamente prohibido en 2012.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada